El más antiguo de todos (1986), ubicado en el corazón del casco antiguo de Toledo.

Dispone de un acogedor salón, con un toque romántico donde disfrutar una pizza o comida italiana en sintonía con la vieja ciudad.